9 abr. 2012


Llegué este medio día a Alcorcón. Sin ilusión desde que llegué a la estación. Era real, me marchaba de allí para volverme aquí y empezar, otra vez, con la rutina. Así que para empezar bien con la rutina, antes de deshacer la maleta... he abierto mi armario, he mirado de arriba abajo y de izquierda a derecha. Después he empezado a sacar cosas que "sobraban" y, así, he hecho una limpieza de armario increíble, claro que luego, he seguido con el resto de la habitación y la he limpiado a fondo, me he pegado una ducha de esas de escándalo que te dejan nueva y he estado moneando con mi hermano en mi habitación y el objetivo ojo de pez que mi chico me ha prestado, que a cambio le he dejado mi 30mm f1'4, así no me siento tan mal si le quito uno de sus objetivospara hacer pruebas. De modo que lo usaré para comprobar si me merece la pena comprármelo o no (sino siempre se lo puedo pedir a él :P).

Me pondré ahora a seleccionar las fotos de mi hermano, que ya me está metiendo prisa. En el twitter dejé esta imagen hecha con el móvil y procesada con una aplicación del propio móvil. De ahí que tenga ese formato cuadrado y esos tonos tan generales. Y mañana, si se me quita esta sensación de cansancio y pesadez, iré a preguntar a alguna tienda a la que me puedan arreglar mi disco duro. Mi ordenador necesita un backup urgente. Así que, posiblemente, mañana también haya post. Y estoy pensando en si hacerme un autorretrato nuevo para las redes sociales con el ojo de pez, ya que siempre me ha gustado tener una foto así.
Pongo la foto de Ordi, es una de las cosas pocas cosas que he echado de menos estando allí. Cuando organice mi economía y me atreva a comprarme el sigma 50mm macro, le haré más fotos a ella. Que es más guapa que todas las cosas, ¿o no? :)




1 comentario:

Rubinha dijo...

qué monada! :D